¿A quién le vamos a vender nuestros coches?

Cuidado con tus retrovisores, los ladrones podrían fijarse en ellos por estos motivos
22 mayo 2019
Show all

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha dado un respiro a Europa al aplazar hasta el 24 de noviembre su decisión sobre los aranceles que soportan los vehículos y componentes de automóviles procedentes de la Unión Europea. También de Japón. El anuncio coincide con una relajación de los aranceles al acero y el aluminio impuestos a otros dos destacados aliados, Canadá y México, en pleno recrudecimiento de la guerra comercial que la Casa Blanca libra con China y permite a Washington centrar todos sus esfuerzos y recursos en la batalla con Pekín. Pero la amenaza para Europa persiste porque en su informe al presidente del pasado mes de febrero el Departamento de Comercio invocaba la seguridad nacional como justificación de su propuesta de subir los aranceles a los coches europeos del 2,5% actual al 25%.

Al conocer la decisión, la comisaría europea de Comercio, Cecilia Malmström, rechazaba de plano que la industria del automóvil europea sea una amenaza para la seguridad de Estados Unidos pero no cabe duda de que este expediente será una de las principales prioridades que deberá abordar el próximo colegio de comisarios.

Desde la crisis financiera, el superávit comercial de la eurozona con Estados Unidos no ha dejado de crecer y casi triplica el que era antes de 2008, al situarse en unos 120.000 millones de euros anuales. Casi la mitad de ese saldo positivo del comercio bilateral corresponde a las ventas de coches y componentes que desde 2015 rondan los 48.000 millones de euros. El 70% de las exportaciones europeas de automóviles a EE UU corresponden a Alemania, seguido de Italia y, a considerable distancia, España.

Trump pretende reducir ese saldo encareciendo el precio de los coches europeos que se venden en Estados Unidos para favorecer la producción nacional pero, como recuerdan Edoardo Campanella y Thomas Strobel, de Unicredit, ese enfoque “ignora cómo funcionan las cadenas de valor en una economía global altamente integrada” porque buena parte de lo que Europa exporta a EE UU bajo ese epígrafe son piezas fundamentales para los fabricantes de coches estadounidenses. De hecho, entre los mayores aliados de la industria europea está la propia industria americana. “La continua amenaza de aranceles sobre los automóviles y sus componentes solo genera semana pasada la una incertidumbre que debilita nuestra economía”, admitía en un comunicado la Cámara de Comercio de EE UU, el mayor lobby empresarial del país.

La realidad es que las amenazas de la Administración de Trump sobre un sector tan fundamental de la industria europea deberían suponer una llamada de atención a las autoridades europeas para evaluar su política y sus relaciones comerciales.

Fuente: ElPaís

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
//]]>